Hiperactividad/déficit de atención

Este trastorno imposibilita al niño a prestar la debida atención en diferentes circunstancias, controlar su actividad y mostrar un comportamiento poco adecuado por su impulsividad. Los problemas que origina el trastorno pueden interferir en su habilidad para escuchar y seguir instrucciones, completar con éxito las asignaturas escolares, participar en juegos y realizar tareas cotidianas en el hogar.

El diagnóstico ha de ser realizado por el profesional especialista, el cual se basará en la observación del comportamiento del niño y por las indicaciones de los familiares, educadores y profesionales de la salud que le hayan asistido anteriormente.

¿Cómo puede ayudar un terapeuta ocupacional?
Con la asistencia de un terapeuta ocupacional, el niño puede aprender a controlar sus habilidades cotidianas y atender con regularidad a sus tareas escolares y del hogar.

En un sistema educacional, el terapeuta ocupacional puede prestar sus servicios hacia aquellos estudiantes con discapacidades, ayudándoles a beneficiarse de una educación especial.

Puede evaluar al niño para determinar cómo le está afectando el trastorno tanto en casa como en la escuela por lo que se refiere a la realización de sus tareas. Recomendar un programa dirigido a paliar los efectos tanto físicos y de comportamiento como emocionales que están incidiendo en su desarrollo e identificar objetivos que ayuden al niño a conseguir el éxito pretendido.

También puede intervenir en la integración sensorial para modificar el entorno y disminuir el ruido y distracciones ocasionadas por la estimulación visual, auditiva y táctil.

¿Cómo pueden ayudar los padres de un niño que padece el trastorno?
Es interesante leer todo lo que se puedan acerca del trastorno y cómo afecta a las habilidades del niño para controlar su vida diaria.

Se puede también buscar ayuda profesional para conseguir los recursos necesarios y realizar un aprendizaje correcto de cómo controlar su comportamiento, así como tratar de incorporarse a un grupo de padres con niños que padecen el mismo trastorno.

Hacer listas en las que figuren las tareas cotidianas que debe realizar el niño, le servirán de referencia y mantenerse firmes en el establecimiento de las reglas y su cumplimiento.

Separar los trabajos escolares y los del hogar en un proceso de dos pasos: escucha y comprensión de las instrucciones y cumplimiento de la tarea.

Ofrecer al niño, aunque sea mínimamente, estímulo en caso de éxito y reducir, mediante su apoyo, la ansiedad ante el fracaso.

Considerar la posibilidad de matricular al niño en actividades extraescolares no competitivas: artes marciales, natación, montar a caballo, etc. centrándose siempre en sus posibilidades en cuanto a habilidad y fuerza, sin excederse en el elogio o en la crítica.

Suscripción

Suscríbete para recibir novedades en tu buzón de correo electrónico.

, , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Para evitar abusos, por favor, resuelva la siguiente operación, gracias: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

Leer más
Lesión de médula espinal

Una caída, haber sufrido un acto violento o un accidente de tránsito puede redundar en una lesión de estas características...

Cerrar